martes, 31 de marzo de 2009

Dios mandó a sus ángeles...

Abro la ventana de mi departamento. Frente a mí, el escudo de la ciudad de Puebla, cinco torres flaqueadas por ángeles, sobre ellas las iniciales de -K- y -V-, que significan Carlos V, frente a ellas un río. Al rededor una cinta con la leyenda: Angelis svis devs mandavit de te vt cvstodiant te in omnibvs viis tvis: Dios mandó a sus ángeles para que custodiaran todos tus caminos. A veces, muy seguido, me parece una señal del universo. Me siento protegida.
Esta nota es para recordarme que mi vida está llena de ángeles. Que cada persona que conozco es una bendición. Que siempre hay algo bueno que aprender de cada ser humano que tengo frente a mí. Que siempre, pero siempre, somos la persona correcta en el lugar correcto, haciendo lo correcto, aunque a veces, muchas para mí gusto, no entendamos el orden supremo de las cosas.
También es para recordarme que debo agradecer a ese orden supremo al que me gusta llamar Dios, por cada uno de los ángeles que ha enviado a custodiarme desde mi nacimiento.

1 comentario:

Galária dijo...

EN LA CUIDAD DE LOS ANGELES LO QUE MENOS HAY SON ANGELES... SALUDOS DESDE LA ANGELOPOLIS.