sábado, 24 de abril de 2010

Enamorarse es tan fácil como dejarse caer

Ayer, mientras el autobús me conducía de Uruapan a Morelia, además de mirar los lagos por la ventana, veía a ratos una película sobre el Haudini, Death defying acts se llama, y en términos generales se trata de que una vidente que intenta estafar al escapista termina enamorándose de él. Ella le dice: "Enamorarse es tan fácil como dejarse caer". Lo que no precisa es la altura de la caída. Quizá porque soy originaria de Acapulco, lo que me imagino es a alguien dándole la espalda a los acantilados de la Quebrada con antorchas encendidas en las manos. Desde esa perspectiva, sí, enamorarse es tan fácil como dejarse caer.

No hay comentarios: